martes, 18 de octubre de 2011

CAPITULO XIII

video

-         ¡Descarada! – Le grité a Abi entre risas.
-         ¡No me gustaba para nada esa música vieja! Pero al parecer a sus padres no les incomodó la música de mi mp3 ¡ellos saben divertirse! No como su hermana, parece demasiado correcta. Es diferente. – Dijo Abi segura de lo que había descubierto.
Es una genia. La primera vez que cena junto con la familia de Nahuel y ya desestructuró todo. Ella es así, o la aceptan o se van a freír churros. De todas formas solo son “amigos” con Nahu.
-         Ese chico esta prendido a ti, Abi. – Dijo Mave.
-         Ya, me han revuelto el estómago en el frente con esas frases pervertidas y desagradables. – Interrumpí mientras caminábamos a su casa.
El fuerte es nuestro lugar de encuentro. En realidad es el gimnasio vespertino de la ciudad y Lucas, a quien le decimos Lolo, le dio una copia de la llave a Leo. No es “tan ilegal”… es decir, somos conocidos, o sea es del padre de Lolo.
Allí hacemos todo tipo de locuras. Es como entrar en un pelotero. Tomas lo que tienes a tu alcance y lo conviertes en algo divertido. Hoy usamos las pelotas inflables, como las de yoga, y saltamos sobre ellas, rodamos, nos empujamos, nos caímos, cantamos, bailamos y reímos. Siempre está incluida la caída. Algún día la caída va a terminar mal… ¡pero es tan divertido! Además los chicos usan las canchas para andar en skate y nosotras para patinar.
Hace ya más de un mes que Maxi y yo cantamos a dúo. Me parece genial que al fin comparta su don… y que lo comparta conmigo. Hemos agregado cosas para los chicos y ahora nuestra música tiene más presentación y más sonidos.
Con respecto a Caren… Belu y yo hablamos con ella, no asintió ni negó el hecho de que Marcos la haya incluido en el mapa de las drogas. Se exasperó mucho con cada palabra y optó por decir que “sus amigas” creemos que ella es una idiota que no piensa por si misma, que nosotras le tenemos envidia y que le dejemos de decir estupideces de Marcos porque él es un tipo “increíble”.
Sabiendo que no es buen plan dejar que se las arregle sola y que ella no aceptó ni aceptará nuestra ayuda, tendremos que tomar el plan de emergencias: Nelly, su madre… ¿Qué porqué esperar? Porque Nelly ya tiene suficientes problemas.

Hoy me siento horrible, me miré detenidamente en el espejo, me siento la más fea de todo el mundo y eso es algo que me pone de los pelos. Suelo tener esos bajones y la gente que me rodea me hace sentir peor. Así que voy por mi dosis de amor y ternura de Maxi, mi novio.
Si, es tan dulce, él sabe hacerme sentir hermosa con cada apetecible palabra que sale de su apetecible boca, y eso no es todo, es un poeta magnífico. Cuando me mira siento el corazón entre almohadones…
Clara y yo nos estamos favoreciendo como buenas compañeras en muy poco tiempo. Es tan simpática que hace que todo sea más fácil a su lado. Da gusto escucharla y ella adora la atención que le presto.
En cambio, hoy me entero que a mi madre aún le cuesta aceptar mi “amistad” con un chico.
El timbre resuena apenas y rápidamente abre la puerta con sonrisa radiante, me toma en brazos y me besa en los labios.
-         Por fin llegaste, pasa hermosa.
De eso hablo yo.
La puerta se cierra tras de mí y me toma la mano hasta la cocina donde me presenta a dos mujeres y un muchacho muy mal vestido. Aparenta unos treinta, tiene lindos ojos almendrados, es bastante alto y morocho.
-         Titi, Lu, Néstor, ella es mi novia Sole. – y viceversa – Sole ellos son mi tía Titita, Luján mi prima pero de otra tía y su novio Néstor.
¿Titita? ¿Eso es un apodo?
Bueno, Titi es bajita de unos cuarenta y largos, pelirroja de cabello corto y ojos tan oscuros que parecen negros. Luján es de su misma altura de cabello negro reluciente hasta los hombros y ojos cafés. Bueno, ella no tanto, pero me parecieron agradables. Clara también participó e hicimos una larga ronda de mates y charlas animadas. Maxi me sonreía, yo a él, pues si… felicidad. Y si claro, mi dosis de halagos creíbles ya está completa.


Hace poco comenzó el otoño, y el tiempo ya parece invernal. Maxi y yo ya llevamos seis meses de noviazgo y todo va perfecto. Mis padres me dejan salir con él a cualquier lado porque confían en él. Ha estrechado una relación de risas y halagos con ellos. Eso me encanta y más adoro la expresión “todo marcha sobre ruedas”.

La banda sigue mejorando y hasta ahora hicimos ocho presentaciones en tres bares nuevos. Dos en nuestra ciudad y el otro en la ciudad limítrofe. Para concurrir a este, hicimos una junta con padres y todo en la casa de Nahu. Los padres de Abi fueron los encargados del grupo.
Nahuel se cansó de ser tan grácil al final del viaje, cuando volvíamos de tener éxito (que aunque es pequeño cuenta) el mal humor de la señora Vásquez ya hartaba. Lo que provocó que Abi se la pase de lo peor.
-         Solo disfruté allí arriba – dice ella.
Yo, en cambio, la pasé fenomenal. Con solo pensar que estaba una noche fuera de la ciudad con amigos, mi novio y la música, estaba completa y satisfecha.
Ayer Caren vino a mi casa, no se porqué, ni ella lo sabe, solo vino. Es así que aproveché para hablar del tema en privado. Dice que odia a Marcos por haberla convencido de probar, que se da cuenta que él no la quiere, pero eso la deprime y la incentiva a fumar más… Que Nelly está sospechando, bueno eso lo inventé yo para asustarla. Le dije que esa no era la salida a sus problemas, que solo es uno más, le di nuevas opciones y en caso de que el vicio se apodere le aconsejé intentar cambiarlo por cigarrillos comunes y corrientes. Ella me prometió limpiarse como sea, pero que le de su tiempo… Parecía desahuciada y deprimida y me tocó ser ese sostén que tan poco me sale.
Hoy terminé la tarea temprano y por eso voy a mi segunda casa. La casa de Maxi. Paso tanto tiempo allí que ya es como mi segundo hogar. Cuando me llamó tenía la voz ronca de recién levantado que me hizo suspirar. Me lo imaginé con el cabello revuelto y sus ojos entrecerrados… Debe ser un angelito cuando duerme…

1 comentario:

  1. me mato lo ultimo, su voz ronca de recién levantado le hace suspirar!! kawaii ^^

    ResponderEliminar